Las respuestas aparecen cuando menos lo esperamos

Originalmente para el blog Auténticas.

 Photo by  Jorge Quinteros

“Cuando alguien busca, fácilmente puede ocurrir que su ojo sólo se fije en lo que busca; pero como no lo halla, tampoco deja entrar en su ser otra cosa, ya que únicamente piensa en lo que busca, tiene un fin y está obsesionado con esa meta. Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin. Tú, venerable, quizás eres realmente uno que busca, pues persiguiendo tu objetivo, no ves muchas cosas que están a la vista.”

Esa es una de las ideas que más me gustó del libro que acabo de terminar: Siddhartha, de Herman Hesse. Lo leí mientras participaba en una residencia de ilustración en la que todo el tiempo estuve retándome a mi misma para encontrar mi propio estilo gráfico y mi propia forma de transmitir mensajes. Me la pasaba probando nuevas técnicas, nuevos materiales, nuevos personajes y composiciones para encontrar un estilo único que me diferencie de los otros ilustradores. No me gustaba nada de lo que estaba haciendo. Estaba tan concentrada en ser diferente que me olvidé de divertirme y de disfrutar el proceso, así que decidí tomarme un par de días libres y fue en ese momento en que la frase de Hesse cobró tanto sentido para mi.

Después de esos días, comencé a dibujar solo por diversión y encontré trazos que me gustaron y colores que reflejaban mis sentimientos. Me di cuenta de que la vida es así: cuando menos te lo esperas, las respuestas aparecen. ¿No les ha pasado que están caminando y de la nada los planetas se alinean y entienden el porqué de una situación? Comienzan a atar cabos y a entender algunas cosas: “¿Por qué reaccioné tan mal el otro día?” “¿Cómo hago para dejar de sentirme así?”

Creo que cuando hacemos las cosas por amor, diversión o pasión, es cuando más nos conectamos con nosotros y es así como aparecen todas las respuestas. Buscar una forma de ser original es importante y muchas veces las cosas más increíbles y especiales aparecen cuando menos lo esperamos. Cuando estamos abiertos al mundo y a sus posibilidades. Cuando disfrutamos la vida.

Ale